Un superpoder de origen terrenal

¿Alguna vez has dicho algo que te hubiera gustado decir de otra manera?.

¿Alguna vez has dejado de decir algo que hubieras querido decir?.

¿Alguna vez has herido a alguien, involuntariamente, porque no encontrabas el modo de expresarte sin atacarle?.

Yo me he visto en esos tres escenarios, y me hubiera gustado tener un guión al que agarrarme para expresarme de un modo honesto y la vez cuidadoso con el otro y conmigo. Un escenario en el que no tuviese que elegir entre callarme algo que quería decir, o cometer un “sincericidio”. Un escenario en el que un mensaje que en condiciones normales hubiera generado tensión y distancia, generase abono para esa relación, cercanía y conexión.

Hace un par de años, después de oír hablar por primera vez de la comunicación no violenta de Marshall Rosenberg, decidí que quería aprender a hablar ese idioma que su creador llamaba el idioma de la jirafa, por ser el animal con el corazón más grande. Al idioma que casi todos aprendimos a hablar de niños le llamó el idioma del chacal, y lo consideró un idioma violento, esencialmente porque se expresa de modo tal que hace responsable a un tercero de lo que nos pasa; convirtiéndonos en personas carentes de capacidad para gestionar nuestras propias emociones y totalmente a merced de quienes nos rodean, emocionalmente hablando.

chris-barbalis-290589-unsplash

Hablamos el idioma del chacal muchas veces sin saber que eso reduce las posibilidades de conectar con el otro. Nos cierra puertas y hace que el que tenemos enfrente se sienta juzgado, atacado, o culpable de lo que nos pasa. Y lo que es más grave, supone entregarle el mando del juego a cualquiera y dejar que juegue la partida por nosotros.

Fíjate qué diferente suena “me sacas de quicio” y “me salgo de quicio” (gracias Marián Villar, por el brainstorming del que salió este concepto). En la primera expresión, la responsabilidad de lo que a mi me pasa la cargo en el otro, y en consecuencia mi estado de ánimo, en este caso desagradable, depende de lo que haga él. Esto produce una situación en la que el otro se siente culpable y/o atacado, y yo me siento a merced de él.

Si modificamos ligeramente la expresión y decimos “con esto que ha pasado me salgo de quicio” la única responsable de mi estado de ánimo soy yo, y por tanto, no dependo de nadie más que de mí misma para modificarlo, buscando la estrategia que más me ayude, en ese caso concreto, a recuperar la calma.

Quizá estés pensando “ya…pero es que yo me salgo de quicio porque él o ella ha hecho algo que me ha molestado mucho”.

Ahora hemos llegado al núcleo del asunto. El origen de la violencia está en las cosas que pensamos, los filtros con los que miramos los hechos y cómo juzgamos el comportamiento de los demás. En puridad, somos libres para decidir cómo interpretar las diferentes situaciones en las que nos encontramos. Esto es a la vez simple y complejo. La buena noticia es que, entrenando adecuadamente, la libertad de elegir nuestra reacción nos proporciona un superpoder cuyo origen no es mágico, sino fruto de un cambio de mentalidad y mucha práctica: La autonomía emocional. Piensa en esto por un momento. ¿Cómo sería tu vida si no dependieras emocionalmente de nadie?

No es posible aprender sin practicar.  Lo que hoy te propongo es que pongas atención a tus palabras, te observes durante varias semanas, y elijas una libreta en la que anotes expresiones que has dicho, en las que la responsabilidad de tu estado emocional dependía de otro, y hagas el ejercicio de escribir al lado cómo sería decirlo de forma que seas tú quien esté al mando; por ejemplo si le has dicho a alguien:

“No me entiendes”, (tú no me entiendes y por eso yo me siento desanimada); podrías escribir “me siento desanimada/enfadada/frustrada/ porque necesito comprensión y escucha”.

“Siempre estás con lo mismo”, podría transformarse en “me siento cansada/hastiada/triste/confusa, porque necesito claridad, salir de esta sensación de bucle, avanzar….”

Este es el primer trabajo para iniciarte en la comunicación no violenta. Te adelanto que la estructura completa de los mensajes en esta clave sigue 4 pasos:

Paso 1- describo los hechos sin dar mi opinión.

Paso 2- digo cómo me siento

Paso 3- expreso qué necesito

Paso 4- hago una petición

De esta forma, en lugar de “siempre estás con lo mismo”, podrías decir PASO 1 “cuando me planteas de nuevo el tema X, PASO 2 me siento cansada, y confusa, PASO 3 porque necesito avanzar en este asunto, claridad con respecto a cómo vamos a afrontar esto y dejar de tener esta sensación de bucle. PASO 4 ¿Cómo te sientes con esto que te digo?.

La autonomía emocional no es el Nirvana. No supone que vayas a levitar dos palmos por encima del suelo y a dejar de sentir dolor por las cosas que te sucedan.

Lo que te proporciona la autonomía emocional es la conciencia clara de que puedes transformar un montón de sufrimiento , y en su lugar transitar diferentes caminos que tú elijas, para satisfacer tus necesidades, y al mismo tiempo permanecer abierto a escuchar las necesidades de los demás. La clave está en la práctica. Perseverar es el modo de adquirir el superpoder.

 

6 comentarios sobre “Un superpoder de origen terrenal

  1. Me encanta tu reflexión, comparto los contenidos, incluso me atrevería a decir que los conozco… no obstante, el chacal que hay en mí fluye desbocado en cualquiera de mis conflictos. Voy a seguir tu consejo y tomar nota en una libreta a ver si consigo modificar alguna de mis expresiones más desafortunadas. Paso a paso, confío me crezca cuello de jirafa.

    Me gusta

  2. Uffff..
    Me emociono.
    Gracias de nuevo por compartir,por comunicarte así.
    Cuando parece que te lo están diciendo mirándote a los ojos, con sentimiento y con la verdad, buscando tu felicidad…sin nada a cambio, con una generosidad que ya no se lleva,así te leo María querida.
    Más jirafas, menos chacales.
    Yo me saco de quicio a menudo,aunque tengo que ser sincera cada vez menos. Entreno más y grito menos,aunque la bravura norteña la llevo con orgullo ( esto también es relativamente nuevo) .
    Las palabras que resuenan en nuestro interior y nos modifican la tonalidad, nos llevan a cadencias rotas o imperfectas, que nos invitan a la impaciencia sonora, transformando la armonía, que de entrada sonaba genial ..
    Eso es lo que me pasa a mí, pero entreno y te tengo cerca y eso me hace tener casi el éxito de mi entrenamiento asegurado.
    Gracias por estar, por tu generosidad y por tus abrazos tan llenos de amor.

    Una profesora de música feliz.🐾

    Me gusta

  3. María,que buenas estas últimas claves que nos das para alcanzar la libertad y poder sobre nuestras emociones.Yo no me se expresar de esa manera pero pienso que mirar tu parte en las cosas es uno de los pasos. Lo menos fácil es aprender el camino para llevarlo a cabo.

    Gracias por tu inspiración,

    Besos

    Blanca

    Le gusta a 1 persona

    1. He pensado eso mismo varias veces ultimamente. Y cuando lo hago me ayuda darme cuenta de que hice lo que hice, con las herramientas que tenía entonces. Lo que sí puedo cambiar es lo que quiero hacer a partir de ahora. Si estas ideas te parecen útiles en algún sentido, te animo a que observes, practiques y perseveres. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s